En Blog

Las construcciones de desarrollos inmobiliarios pueden tener efectos positivos y negativos en el entorno, por lo que es crucial la realización de estudios de impacto urbano por expertos. Los impactos pueden presentarse en diversos factores entre los que destacan los sanitarios.

Tres tipos de medidas del estudio de impacto urbano

La creación de un desarrollo inmobiliario, ya sean parques industriales o viviendas, necesita de una gran variedad de registros y evaluaciones. De esta manera es posible crear obras durables y óptimas para su uso. Sin embargo, son precisos los estudios más allá de las construcciones. Tienen que remitirse a los entornos y los factores que este comprende. Los inmuebles no son obras aisladas y sin influencia alguna, pueden repercutir considerablemente y modificar la calidad de vida de las poblaciones y sus interacciones.

Cuando se trata de evaluar los entornos, los estudios de impacto urbano son pieza clave junto con otros análisis como los de impacto ambiental. La información que ofrecen, la aplicación de sus metodologías y la consideración de diversos objetivos permite que los proyectos inmobiliarios no representen una amenaza para la vida, sino todo lo contrario.

Disponen de instrumentos por medio de los cuales evalúan las diversas afectaciones en el ambiente urbano causadas por la introducción de proyectos de grandes y medianas dimensiones. Comprende diversas fases de los desarrollos, desde la planeación, construcción hasta la operación, mantenimiento y término de vida útil. Su objetivo fundamental es garantizar, reducir o evitar los impactos en estructuras diversas, por ejemplo, viales, hidráulicas, económicas, estéticas, sociales y sanitarias. Las últimas son las de mayor importancia si se considera que la salud de la población es crucial para el desarrollo, uso y mantenimiento de las estructuras restantes.

Al efectuarse por expertos, como los que conforman el despacho de arquitectos en Cancún de Villarreal Arquitectos, las autoridades de la región donde se dará el asentamiento pueden realizar una valoración y otorgar su aprobación. Es necesario un análisis integral de los elementos que componen el entorno como suelo, vialidades, servicios públicos, infraestructura, imagen, etcétera. A partir de este puede hacerse una valoración e identificación de los impactos potenciales del proyecto. De esta manera es posible establecer medidas encaminadas a lograr objetivos específicos y relacionados con la estructura sanitaria.

Existen tres tipos de medidas que también son de utilidad en los estudios de impacto ambiental. Son los siguientes:

  1. Medidas de prevención. Su finalidad es inhibir la aparición de efectos que pongan en riesgo la salud de la población. También permiten mitigarlos de manera anticipada.
  2. Medidas de corrección. No eliminan los impactos negativos, pero sí reducen el grado de afectación que conllevan. Son adoptadas cuando el efecto es inevitable. Por fortuna puede evitarse el agravio de las estructuras sanitarias con el uso y aplicación de procesos y tecnologías diseñados específicamente para minimizar los impactos.
  3. Medidas de compensación. Se refiere a las prácticas aplicadas cuando los impactos son inevitables o su corrección es complicada. Como sugiere su nombre compensan los impactos negativos sobre la estructura sanitaria por medio de la producción de efectos positivos.

El impacto de los desarrollos urbanos para la salud

Con el fin de hacer efectivos los objetivos de los estudios de impacto urbano se han desarrollado diversos procedimientos para la evaluación, identificación y mitigación de los efectos para la salud asociados con los desarrollos inmobiliarios, especialmente los industriales, cuya presencia puede conllevar un mayor perjuicio. También se han creado guías por diversas organizaciones internacionales como la OMS y locales. Todos ellos permiten que actualmente las firmas encargadas de realizar los estudios cuenten con más material de apoyo al otorgar sus servicios.

Son procesos complicados, aunque breves, y sus conclusiones se basan comúnmente en conocimientos científicos aceptados. Esto es ventajoso pero también inconveniente si se consideran los puntos ciegos de la información científica disponible: su neutralidad y reductibilidad. Las empresas que los llevan a cabo deben también obtener información de las comunidades donde los proyectos se desarrollarán.

Muchos proyectos conllevan impactos negativos para la salud, sin embargo pueden compensarse con otros positivos como la creación de empleos y la proporción de ventajas económicas que optimicen la calidad de vida. De esta manera, las obras mismas pueden ser útiles para la estructura sanitaria y por ende estimular las estructuras restantes.

Los impactos negativos potenciales pueden ser experimentados especialmente por aquellos individuos que no compartirán las ventajas de los desarrollos inmobiliarios. Es por ello que el componente sanitario de los estudios tiene que considerar quienes serán beneficiados y quiénes no. Si tales impactos son identificados, las sugerencias para las medidas tienen que incluirse en la declaración de los estudios particulares. También tienen que tomarse en cuenta opciones al proyecto, por ejemplo, los efectos para la salud de no llevarse a cabo el proyecto. Ello ofrecerá una perspectiva de mayor amplitud que permita la planeación de contrapesos.

Es importante que adopten un enfoque multidisciplinario. Esto permitirá que diversos puntos relacionados con la estructura sanitaria sean considerados en todas las fases de valuación. Para garantizar su efectividad, es importante que se realice durante la planeación del desarrollo. Tiene que convertirse en un elemento sustancial en el diseño y no un simple agregado. De esta manera, el estudio podrá proporcionar ideas alternativas con beneficios mayores y riesgos menores para la salud.

Como la OMS sugiere en su página oficial, los entornos urbanos tienen impactos directos en la salud de la población, por ello es importante que tanto autoridades como entidades privadas se comprometan con examinar con detenimiento las inequidades sanitarias y tomen medidas adecuadas. En comparación con los entornos rurales, los urbanos tienen mayor acceso a servicios que garanticen la salud de las personas. Sin embargo, también pueden concentrarse amenazas derivadas de una mala planeación inmobiliaria.

Las personas más vulnerables son los niños, personas de la tercera edad y enfermos crónicos. Para que las cifras de daños a la salud disminuyan y quienes estén en riesgo tengan una mejor calidad de vida, es preciso que las empresas constructoras, arquitectos e ingenieros pongan en práctica estrategias que vuelvan compatibles la vida misma con el desarrollo inmobiliario.

En Villarreal Arquitectos nos comprometemos con la realización de estudios de impacto urbano en Quintana Roo que garanticen los impactos positivos para las estructuras sanitarias y apliquen los tres tipos de medidas en caso de que se presenten negativos. Para conocer más detalles sobre nuestros servicios marquen al (998) 219 4739 o al 8805491, estamos en Cancún, Quintana Roo.

Posts recientes
arquitectos en Cancúncasas sustentables en Cancún whats